Caso de éxito

Ana Rangel, ¡es una mamá emprendedora!

Ana vive en Monterrey y es mamá de tiempo completo, dedica su vida a su familia.

 

 “Conocí a Mabel en una publicación de Facebook, y decidí empezar a comprar para hacerle diademas a mi niña, después dije: ¿por qué no para ayudarme y ayudar en la casa?“

 

 Así fue como Ana comenzó su propio negocio y comenzó a gozar de los beneficios de ser su propio jefe, de trabajar en casa en sus tiempos libres.

 

 “Lo que más me gusto de Mabel es la variedad de productos, además de que me llegan a la puerta de mi casa sin tener que andar con mi beba en la calle”

 

 Ana también nos contó cómo realizó su primer bandita, ¡fue de lo más sencillo! con unas flores shabby viendo un tutorial (puedes verlos dando clic aquí).

 

Muchas veces nos aterra pensar en vender lo que nosotras mismas hacemos, y como cualquier experiencia, cuando es la primera vez nos da un poco de inseguridad, sin embargo, no cabe duda que investigar sobre nuestro negocio nos da excelentes resultados.

 

 “La primer bandita la vendí que vendí, la vendí internet y fue algo bmuy raro, ya que la verdad no sabía bien en cuánto darlas... pero investigué en el mercado, para andar en los mismo precios.”

 

Siempre aprendemos cosas de cada experiencia y cada situación por la que pasamos

  “Ser cliente de Mabel me a traído muchas experiencias nuevas, entrar en áreas que nunca me imaginé y más que nada trabajar desde casa sin descuidar a mi bebé y mi familia”

 

 Lo más importante cuando comienzas un negocio es que continúes buscando nuevos caminos sin perder de vista tu objetivo principal y tus metas.

 

 “En este momento mi negocio va tomando forma ya más gente me busca y me van recomendado x mi trabajo y precios”.

 

 ¿Y por qué no? ¡Ponte retos!

 

 “La verdad, mi meta viendo bien todo, es llegar a poner un local donde pueda vender de todo y mostrar todo lo k puedo hacer”.

 

 El secreto está en creer en ti misma, demostrarte a ti y a todos los que te rodean de todo lo que eres capaz y ¡lo que puedes lograr!

 

Finalmente, le preguntamos a Ana si recomendaría a otras mujeres que buscan emprender  trabajar con Mabel y por qué, a lo que ella nos respondió:

 

 “Si, por qué  te ayuda a ayudar en tu casa, eres tu propia patrona, tú pones tus horarios y días de trabajo sin tener que dar cuentas a nadie y así administrarte por ti misma.

 

Tú, como Ana, ¡puedes ser una mamá emprendedora!